CEO de una empresa: qué hace y cuáles son sus habilidades

Contar con un buen líder es fundamental para asegurar el éxito en los negocios. En este ámbito, los gerentes, directores de área y jefes de departamento son indispensables a la hora de delegar responsabilidades y monitorear el trabajo de los empleados.

No obstante, estos profesionales, sin importar su posición, rinden cuentas a niveles superiores en la estructura empresarial, hasta el punto más alto de la jerarquía operativa: el CEO.

En este artículo, hablamos de las funciones que desempeña este líder empresarial, así como de las habilidades que debe poseer para cumplir con sus actividades.

Significado de CEO

Las siglas CEO significan Chief Executive Officer, que se traduce al español como director ejecutivo. Este puesto es el más alto en la jerarquía administrativa y de operación de una empresa, por lo que representa la figura de liderazgo principal de las organizaciones.

Se le conoce también como director general, consejero delegado o presidente ejecutivo, aunque, en todo el mundo, es común referirse a él simplemente como CEO.

Si bien cada director ejecutivo tiene diferentes responsabilidades de acuerdo al tamaño de la empresa, del rubro del negocio y de la presencia de marca, existen algunos rasgos particulares que comparten todos ellos. Por eso es importante saber qué labores desempeñan los CEO y de qué manera se diferencia de otros puestos directivos.

Diferencia entre el CEO y el dueño de una empresa

El CEO es el líder de mayor jerarquía dentro de la administración y operatividad empresarial. Por ello, también se le conoce como gerente general, pues su objetivo es coordinar a los demás líderes de la empresa y dirigir sus esfuerzos hacia un objetivo común.

Sin embargo, el CEO forma parte de la plantilla de trabajo de igual forma, a pesar de que es un empleado de alto rango. Aunque su tarea es asegurar que se cumplan los intereses de la organización, este líder no forma parte de la mesa directiva de la compañía para la que trabaja.

Por su parte, el dueño de la empresa es quien posee la propiedad de los activos de una compañía y quien decide, junto con la mesa directiva, su dirección general. Es común que el dueño sea, al mismo tiempo, el fundador del negocio y su posición como propietario no se elige, como en el caso del CEO.

A pesar de estas diferencias, en algunos casos, los dueños son quienes desempeñan también las funciones de director ejecutivo. Esto es frecuente cuando se trata de pymes o emprendimientos, nos obstante, es atípico cuando se trata de grandes empresas o corporativos internacionales.

Las 5 habilidades de un CEO

Ahora, revisamos las características que todo CEO debe poseer e identificamos qué es lo que los distingue de otros líderes empresariales.

Liderazgo

El liderazgo es una de las principales habilidades que un director ejecutivo debe poseer. Sin esta cualidad sería imposible que el CEO establezca las metas que deben cumplirse y que infunda ánimo en los empleados para perseguirlas.

Trabajo en equipo

Si bien el CEO no se dedica a ejecutar acciones con el equipo de trabajo, sino a planificarlas, sí es su responsabilidad actuar de la mano de los líderes de área para sacar el mayor provecho de su talento y, de la mesa directiva, para llegar a respuestas útiles para la empresa.

Comunicación

La facilidad de comunicación es esencial para desempeñar este puesto. Establecer una comunicación vertical, por ejemplo, ayuda a transmitir los intereses de los directivos a los empleados, mientras que una horizontal es fundamental para establecer fines comunes con los demás líderes empresariales.

Prospección

El director ejecutivo debe contar también con buenas habilidades analíticas que le permitan evaluar situaciones y prepararse para posibles afectaciones a la compañía. Por ello, la prospección y la buena gestión de riesgos forman parte de las aptitudes que todo CEO debe poseer.

Adaptabilidad

Por último, todo CEO debe ser capaz de adaptarse. Esta cualidad le brindará la capacidad de tomar buenas decisiones, según el contexto, e idear planes de acción con los recursos disponibles. Sin duda, frente a la competitividad de los mercados, esto resulta indispensable para llevar a la organización a buen puerto.

Las 6 responsabilidades de un CEO

Un CEO se encarga de enfrentar cualquier reto que se presente en una empresa, así como de atender cada una de las responsabilidades de su puesto. A continuación, revisamos a detalle de qué se tratan estas obligaciones.

Promover la cultura organizacional

Debido a su posición como representante de los intereses de la mesa directiva, el CEO tiene como principal responsabilidad comunicar los objetivos de la organización y motivar a los trabajadores para alcanzarlos.

Promover los valores, misión y visión de la organización corresponde a los directores ejecutivos, quienes tienen que asegurarse de que estos ideales y propósitos guíen todas las actividades de la empresa.

Esto también implica que el CEO conozca el estado general de la compañía para identificar desviaciones de los objetivos empresariales y, en consecuencia, cree estrategias de integración que fortalezcan los vínculos dentro de la plantilla laboral.

Tomar decisiones de alto nivel

Aunque cada líder de departamento es el encargado de gestionar su presupuesto, contratar personal y dirigir las tareas cotidianas de su equipo, el CEO es la persona que administra, de manera general, los recursos y se encarga de la creación de metodologías, así como de la ampliación de la plantilla.

Esto significa que el director ejecutivo es quien toma las decisiones que beneficiarán a la empresa en su conjunto y que definirán la forma en la que se dirige una empresa: distribución de recursos, aumento de las carteras de productos, contratación de nuevos líderes, entre otras.

Estas resoluciones precisan la aprobación de las mesas directivas, pero muchas veces los CEO tienen la responsabilidad de actuar en emergencia, por lo que deben ser prudentes y sensatos.

Planificar estrategias

El CEO es el encargado de comunicar los objetivos de la empresa y motivar a los empleados, pero también es quien debe decirles cómo hacerlo. Para ello, por lo general, se apoyan de algún software de ventas o de la elaboración de protocolos de producción.

Debido a que el director ejecutivo es quien lidera la organización operativa de la empresa, puede establecer los planes de acción generales que serán adoptados por los líderes de departamento para planificación de estrategias particulares, lo cual propicia que todos se mantengan dentro de una misma línea de trabajo.

Asimismo, el puesto exige la definición de agendas y calendarios. Con ellos, toda la empresa se rige por pautas de trabajo que responden a las necesidades de entrega de resultados. Tal es la importancia de esta tarea que hasta el 25 % del tiempo laboral de un CEO comúnmente se destina a impulsar el desempeño operativo.

Delegar responsabilidades

Un CEO está encargado de dirigir, mas no de ejecutar acciones concretas. Por este motivo, una de sus principales responsabilidades es delegar funciones a los colaboradores dentro de la empresa.

Si, por ejemplo, la mesa directiva ha decidido ampliar sus operaciones a otro territorio, el CEO debe ser capaz de identificar qué acciones se requieren para cumplir con ese objetivo: contratar personal, comprar insumos, elegir una locación, establecerse como marca entre la nueva audiencia y generar planes de atracción de clientes. Esto no significa que el director ejecutivo deba entrevistar al personal, diseñar las campañas publicitarias y llamar a los prospectos, sino que debe delegar estas tareas a los responsables de recursos humanos, marketing o ventas.

Evaluar a los líderes

A pesar de que el éxito de una estrategia o plan de negocio depende del trabajo de cada miembro del equipo y trabajo de los líderes de departamento, la responsabilidad final recae en el CEO.

Su trabajo no solo se limita a delegar tareas, sino debe darles seguimiento para asegurarse de que se están cumpliendo los objetivos, calendarios y necesidades de la organización, así como para resolver los problemas que se presenten a lo largo de los procesos y que requieren tomas de decisión de mayor nivel.

Si un CEO elaboró un plan adecuado y monitoreó el trabajo en todo momento, es muy probable que sus estrategias resulten exitosas. En cambio, si no es así, sus iniciativas podrían fracasar. Por ello, cuando un plan no funciona, las mesas directivas suelen nombrar a un nuevo director ejecutivo y no sustituir a toda la plantilla laboral.

Reportar resultados

El director ejecutivo es el encargado de reportar los resultados de operaciones, finanzas y crecimiento tanto a los trabajadores como a la mesa directiva.

Lo primero sirve para que los empleados se enteren de qué manera su trabajo ayudó a que el proyecto empresarial prospere, lo cual incrementará su motivación y funcionará como un reconocimiento a su trabajo. Lo segundo es fundamental para presentar evidencias del éxito de la gestión directiva y brindar un buen panorama que permita a los directivos tomar decisiones sobre el futuro de la organización.

En algunos casos, el CEO también representa el rostro de la empresa y tiene la responsabilidad de contestar, de manera pública, por sus acciones. Por eso es común que sean ellos quienes comuniquen las acciones de la empresa, den informes o entrevistas y creen conciencia sobre las actividades de una empresa.

¿Cómo ser CEO de una empresa? La formación de la directora o director ejecutivo

Para poder desempeñar el puesto de director ejecutivo en una empresa no existe un único camino. Por el contrario, este puesto demanda un buen dominio del mundo empresarial y la posesión de habilidades concretas.

Algo deseable es que tengan experiencia en administración de negocios, planeación empresarial y dirección de proyectos. Por eso, usualmente, los CEO tienen un título profesional. Por ejemplo, alrededor de 70 % de los 500 CEO más reconocidos en la industria por la revista Fortune tienen un posgrado en Administración de Empresas (o MBA).

Otro aspecto es la edad. En promedio, los CEO a nivel global tienen 58 años. Esto deja ver la importancia de su trayectoria como profesionales. Sin embargo, el promedio de duración en el cargo es muy corto, de apenas 5 años.

Seguro te preguntarás por qué alguien trabajaría y se prepararía tanto para un puesto de tan corta duración. La respuesta está en que un CEO exitoso adquiere una experiencia invaluable para desempeñar cualquier otro puesto directivo. Además, sus percepciones económicas suelen ser de 420.000 USD al año, por lo que es uno de los trabajos mejor pagados en la industria.

Si quieres desempeñarte como CEO o tienes que elegir a alguien para dirigir a tu empresa, lo mejor es que evalúes su preparación, la experiencia y habilidades. Te recomendamos apoyarte  en un sistema CRM para evaluar a tus colaboradores y asegurarte de que tus líderes están llevando a tu compañía por buen camino.

Fuente del artículo